Fundación Hugo Pomar

Aplicaciones terapéuticas de la creatividad

 

El Taller de Periodismo Creativo terminó con la publicación de la revista Catavientos y todo un ambiente marino en la redacción. La moda de las anclas rondaba en el aire, las carpetas estaban gorditas, los disquetes seguían sus propios rumbos, prisas…, los reporteros transcribían cuando no había curso y todo el mundo fue a la imprenta.

 

El objetivo principal del taller era la repercusión positiva que pudiera tener para los usuarios el saberse parte de un equipo y un proyecto, especialmente al tratarse de personas drogodependientes, para las que, a menudo, levantarse de la cama supone la primera dificultad del día.

La escritura y la fotografía, como prácticas de la creatividad individual, se vieron acompañadas de la responsabilidad y gratificación de sacar un producto propio al mundo: una publicación. Cada uno iba encontrando su espacio, el que le identifica o produce satisfacción, donde volcar lo que no siempre hay alguien dispuesto a escuchar o leer. En el mismo proyecto, encontraron una vía de conexión con lo laboral, lo real, la obligación, lo necesario, la sociedad. La pertenencia al grupo y el que sus miembros se cuidaran, arropasen y exigieran, especialmente llegada la hora de terminar el número y publicar, fue uno de los grandes logros. La urgencia y eficacia fueron claves, como en muchos trabajos.


Se consiguió mejorar la escucha (respeto, orden y atención en entrevistas y reuniones), dejar frases y estructuras hechas para escribir desde uno mismo y describir el mundo desde la propia mirada, el sentir, los recuerdos…, tener más seguridad sobre sus escritos; involucrarse en el proyecto y tomar responsabilidades; enriquecer la información con más descripción y separación entre lo objetivo y subjetivo, reducir los tiempos de descanso y acercar al papel y a los demás, miedos, recuerdos e inseguridades.

Buena parte de estos resultados conseguidos se plasman en las 24 páginas a color de la revista. Su interés  se encuentra principalmente en la riqueza de visiones y experiencias personales, la sinceridad y el compañerismo.

Lo terapéutico fue sacar, descubrirse -lo que gusta y lo que no-; sorprenderse ante uno mismo y ante lo que salía del bolígrafo. También lo fue estructurar el tiempo, el texto, las ideas y la forma de actuar o ajustarse a un espacio. Fue enriquecedor apasionarse, responsabilizarse, correr para no llegar tarde o cargar a diario un cuaderno de notas o cámara de fotos. Lo fue llevarse trabajo a casa, leer una entrevista desde el otro lado, recibir críticas y hacerlas; escuchar opiniones y enfadarse con el que no cumple. Fue positivo describir situaciones vividas, enfrentarse a una entrevista de alguien destacable, pedir permiso para grabar, acompañar a un compañero, indagar asuntos, recopilar textos propios, revisar correcciones, pedir citas, ¡estresarse!... votar, discutir y, seguramente, regalar la revista.


* Este proyecto se realizó en colaboración con ACLAD (Asociación Castellano Leonesa de Ayuda al Drogodependiente), integrado en el programa de reinserción sociolaboral

Algunos resultados

Catavientos

pincha en la página que desees descargar

Leer “Diario de Abordo”Catavientos_files/Diario%20de%20a%20bordo.html
COLABORA.html
Números de cuenta
“la Caixa”
2100 7928 23 0200010958
Bankia 
2038 9409 93 6000306465COLABORA.html
ColaboraCOLABORA.html
Gracias a ti
crecen las oportunidades 
para los más desfavorecidosCOLABORA.html
Redes



 
Contacto


Fundación Hugo Pomar

CIF: G38864369.  Tel. 625356698

Sede Tenerife: Calle Punta del Este 2, local 4. El Médano. 38612.

Delegación Madrid: Calle Maldonadas 7, 5ºC. 28005. Metro La Latina.

Ver mapas de google

info@fundacionhugopomar.org